Tierra Lejana-- Página de Hernán Maldonado




Regreso al comienzo




Gracias por
firmar el libro
de visitas




Artículo
anterior






Opiniones




Libros




CHAT ROOM
Tema Libre

Domingo 24 de junio del 2007


FUTBOL SOBRE UN BARRIL DE POLVORA

Por Hernán Maldonado

La disputa de la Copa América en Venezuela, por primera vez en su historia, no sólo abre interrogantes sobre el eventual campeón, sino sobre las circunstancias en que se desarrollará en un ambiente sobrecargado de negros nubarrones.

Los venezolanos han esperado por casi un siglo ser los anfitriones de la fiesta y resulta difícil imaginar que algo pueda perturbar su normal realización. Pero el dictatorial cierre de RCTV, el más emblemático de los canales independientes del país, ha crispado los ánimos. Hay tanta hambre de fútbol, como de rechazo a la arbitraria medida.

El ministro del Interior, Pedro Carreño, obviamente mintiendo, culpa a la FIFA de haber ordenado la militarización de los estadios, las canchas de entrenamientos, los aeropuertos, hoteles de hospedaje y las vías de tránsito de las delegaciones.

Los brasileños se quejan de estar encerrados en su hotel de Puerto la Cruz, donde la piscina está aún en construcción. Los aficionados se quejan de que no les permiten el ingreso a los entrenamientos, contrariamente a amigos y familiares de las autoridades que lo hacen libremente.

Centenares de hinchas argentinos se quedaron el viernes con los crespos hechos en el aeropuerto de Maracaibo. La delegación fue embarcada en un autobús directamente desde las escalerillas del avión. El caluroso recibimiento proyectado quedó frio "por razones de seguridad".

Una avanzadilla de la delegación de Estados Unidos fue retenida durante tres horas en el aeropuerto de Caracas porque la cancilleria venezolana no comunicó a la policía aduanera que se había otorgado permiso para que agentes de seguridad entraran al país con sus propias armas.

El miércoles pasado, en el encuentro que una selección vasca ganó 4-3 a Venezuela en el estadio Pueblo Nuevo del Táchira, dos militares quisieron sacar de las tribunas a dos hinchas que entonaban cánticos antigubernamentales. De pronto todo el estadio estalló al grito de "Libertad, Libertad". Los militares desistieron y Richard Paez, entrenador venezolano, lamentó que la política esté juntándose estos días con el fútbol.

En Barinas, el pueblo natal del presidente Hugo Chávez, la gente está molesta porque se haya construido un estadio de 30.000 asientos para ser sede de un sólo encuentro (EEUU-Paraguay), mientras sigue sin solucionarse el grave déficit habitacional en la ciudad.

Pero lo que más molesta a los aficionados es que el gobierno haya adquirido el 70 por ciento del total de entradas para distribuirlos entre sus adeptos y funcionarios públicos para asegurarse las simpatías en las tribunas. Chávez no asiste a un juego oficial en un estadio desde que el 2002 fue abucheado por 25.000 personas en el Olímpico de Caracas.

El Comité Organizador de la Copa América anunció este fin de semana que ni Pelé ni Diego Armando Maradona darán el puntapie inicial en el encuentro inaugural entre Bolivia y Venezuela el martes porque ambos pidieron sumas astronómicas por hacerlo.

Lo que llama la atención es que Maradona haya antepuesto ese interés decepcionando a su amigo del alma, como llamó en Mar del Plata a Chávez, dado que éste, como Adolfo Hitler en las Olimpiadas del 36, presenta como una obra suya la disputa de la Copa América en Venezuela.





!-- Piwik -->